Introducción al estilo de vida minimalista.

Para el post de hoy, quería ampliar un poco este tema por que me hacéis muchas y muchas preguntas desde que abrí el blog: cómo llevar una vida más sencilla.

Este es un post de 1500 palabras por lo que si te da perecita leer todo o no tienes tiempo te recomiendo que eches un vistazo al resumen que hay al final del todo.

Hay que tener en mente el principio de raíz minimalista de quitar lo superfluo y centrarse solo en la esencia de las cosas, ya sea tu concepto de estilo, tus cosas o tus rutinas diarias.

Aunque definitivamente no es necesario seguir un estilo de vida más simple o minimalista para actualizar tu vestuario y refinar tu estilo personal, una cosa, a menudo, conduce a la otra. Justo eso me pasó después de leer ‘La Magia del Orden’ de Marie kondo. Una vez que has tenido cierto éxito simplificando tu armario te sientes genial y puedes sentir curiosidad y preguntarte qué ordenar y simplificar ahora, ya no solo  tu armario, si no  tu estilo de vida entero. Dale al minimalismo una oportunidad.

curtains-1854110_960_720.jpg

Pero, ¿qué es exactamente la vida sencilla? Centrarse en lo esencial puede ser bastante fácil cuando se trata de armarios y de desatascar cajones de ropa o maquillaje, pero ¿qué pasa con nuestros hábitos, nuestros valores y metas? ¿Cómo podemos desatascar y simplificar esos? ¿Y por qué deberíamos hacerlo de todos modos? Vamos a ello.


tumblr_lkl6u2pii71qfamg6

¿Por qué llevar una vida minimalista?

Pienso que esta es la primera pregunta que tienes que hacerte si quieres simplificar tu vida. No hay reglas comunes, porque una vida sencilla se adapta a tu situación personal. ¿Por qué quieres simplificar tu vida? ¿Qué es lo que te molesta en tu estilo de vida actual? ¿Cuáles son sus objetivos, motivaciones y metas? Es un primer paso importante, ya que la respuesta a estas preguntas servirá como una guía general para el resto de tu viaje de simplificación. Anota todo lo que se te ocurra al respecto.

A mí, personalmente, me agobiaba tener tantos objetos, no sabía dónde tenía nada, si podía usarlo o estaba sucio o roto y ante la duda tenía casi todo repetido. Me ponía de mal humor salir porque antes tenía que vestirme. Mi armario estaba lleno, sin un solo espacio y además  parasitaba también los de mis hermanos.

Tenía muchísima ropa pero casi siempre me vestía igual porque no encontraba algo concreto o no me apetecía ponerme a hacer conjuntos  a última hora.


tumblr_lkl6u2pii71qfamg6

El valor de los objetos

En una sociedad consumista, el valor de los objetos depende principalmente de cómo los demás los consideren; lo que significan para su imagen, estatus social, identidad, autoestima… Es algo externo – el valor que pones en tus objetos depende de las opiniones de otras personas.

Contrariamente a lo que se pueda pensar, la vida sencilla no consiste en despojar a los objetos de su valor. Se trata de darles un valor interno diferente que depende de tus necesidades y preferencias, y no de la imagen externa que envía a otras personas. El valor de un objeto radica en sus propiedades reales, materiales, de lo bien que cumple sus funciones, etc. El objeto se adapta a ti y no al revés. Por lo tanto, tú pones el valor en objetos que, gracias a su calidad, artesanía y estética, hacen tu vida más fácil y más agradable.


tumblr_lkl6u2pii71qfamg6

Sobre si el objeto es adecuado

Puesto que el valor que pones en los objetos se basa en un nuevo conjunto de criterios, es lógico que también elijas tus artículos en función de un nuevo conjunto de factores.

Los objetos están aquí para mejorar tu vida, no tu estatus o si impresionarían a otras personas. No te compres un vestido de 400€ para ser la más molona de Nochevieja si te puedes poner uno que te compraste hace años para una boda y no has vuelto a usar o puedes llevar uno de rebajas que te cueste 15€. El papel que te hace es el mismo y nadie va fijándose en si repites o no o si te ha costado mucho o poco porque están demasiado ocupados preocupándose ellos mismos por no repetir o por comprar no se qué a la moda.

Los objetos también están aquí para hacer tu vida cotidiana más fácil, no para agregar restricciones adicionales. Para hacer esto, tus artículos materiales deben ser adecuados. Es la mejor palabra que he encontrado para transmitir esta idea, ya que “práctico” o “útil” solo tienen en cuenta el lado funcional.

Un objeto adecuado tiene dos lados: utilidad y practicidad, facilitando tu vida; y el disfrute y la estética, haciendo tus momentos ordinarios más agradables.

Déjame desmentir otro mito aquí: la vida sencilla no se trata de paredes blancas y estantes desnudos, se trata de la función. Y ciertamente no significa que haya que prohibir cualquier enlace emocional con tus artículos. Por el contrario, debes ser exigente acerca de qué elementos comprar.


tumblr_lkl6u2pii71qfamg6

Sobre comprar o tirar objetos

Como señala la historia de las cosas, una sociedad consumista trabaja alrededor de un ciclo de consumo que consiste en comprar, usar, descartar, comprar de nuevo, etc.

¿Cómo cambia este ciclo de consumo cuando llevas una vida sencilla? Aquí hay otro mito para desacreditar: llevar una vida sencilla no significa que dejes de comprar o desechar artículos.

A fin de ser funcional en la sociedad moderna, incluso alguien que lleva una vida simple, tiene que comprar y descartar cosas – la diferencia principal es que el ritmo será mucho más lento.

En primer lugar, la razón para comprar y descartar un objeto son muy diferentes cuando llevas una vida simple. Como se mencionó anteriormente, compra solo objetos que sean adecuados. Contrariamente a alguien con un punto de vista consumista que puede comprar algo simplemente porque es nuevo o porque está rebajado, compra solo lo que realmente necesitas, y solo si cumple con esas funciones que buscas.

Lo mismo para el descarte, se podría tirar un objeto porque ya no es adecuado – no porque ya no está de moda o porque te has cansado de él o porque compraste un 2×1 porque era una oferta pero resulta que el producto ni te gusta, etc.

Como resultado, tendemos a comprar y descartar muchos menos artículos en general.

En segundo lugar, cuando llevas una vida más simple querrás, naturalmente rodearte de artículos de mejor calidad, puesto que son generalmente más adecuados que su contrapartida más barata. ¿Por qué voy a tener 5 bolsos baratos que al poco tiempo estarán pelados, con las asas débiles y desgastados si puedo tener uno de mejor calidad que me dure años?

Lo mismo me pasa con las cosas de papelería. Tenía botes y botes llenos de bolis y rotuladores secos o que pintaban fatal que compraba en un chino porque eran baratos y así podía tener más. Cuando necesitaba alguno muchas veces no iban. En lugar de eso me compro un pack de rotus buenos que me dura mucho más y puedo fiarme de poder usarlos cuando necesite. Aunque solo tenga 6.

Además, como parte de valorar tus posesiones, acabas por cuidarlas mejor, las limpias y haces un mantenimiento más a menudo porque después de todo son de mejor calidad y generalmente cuentas solo con uno o dos artículos para una misma función.

Por lo tanto, la vida útil de tus objetos suele ser muuuuuuuucho más larga y esto ralentiza el ciclo de consumo más.


tumblr_lkl6u2pii71qfamg6

Prioridades

Un elemento final que creo que es la piedra angular de la vida simple es el lugar que ocupan los objetos en las prioridades de tu vida en general.

Cuando le das a un objeto una alta prioridad en tu vida significa que utilizas una gran cantidad de tiempo, energía y dinero en conseguir más de esos o en mantener los que ya tienes.

Vemos cientos de youtubers y bloggers enseñando su colección de zapatos en el room tour, la colección de labiales, la colección de pintauñas, etc. Yo solo tengo una boca así que con unas pocas barras de labios, cada una en un color, me conformo. Y no ando como loca mirando qué nuevos colores van a sacar en la colección de invierno para comprar todos antes que nadie ni nada de eso. Puedo gastar mi tiempo y mi dinero en cosas que me sean útiles.

En una sociedad consumista, los objetos tienen una alta prioridad en la vida de las personas: pasan mucho tiempo trabajando para obtener el dinero, mantener o ampliar su colección de artículos, clasificarlos, etc.

Gastamos mucho dinero en artículos materiales, queriendo tener la casa más grande etc. Y gastamos mucha energía limpiando y manteniendo el desorden, digo, orden.

En una vida sencilla, sin embargo, los objetos están aquí para hacer tu vida diaria más fácil, no para agregar problemas adicionales. Por lo tanto, el tiempo, la energía y el dinero asignados a los objetos es mucho menor. Cuando tienes menos artículos no necesitas una casa más grande, ni miles de cajas organizadoras para todas tus cosas, por lo que puedes gastar menos dinero en almacenar los artículos, menos tiempo organizándolos y menos energía para mantener tus posesiones en general.

Como resultado, o, en mi caso, era en realidad un objetivo, liberas su tiempo, energía y dinero para redirigirlos a otros elementos que te importan. Puede ser pasar tiempo con tus seres queridos, aprender una nueva habilidad, participar en actividades agradables, cuidar de tu salud o simplemente ahorrar… Cuando llevas una vida simple, tu enfoque se desplaza de tu colección de artículos a actividades más significativas y que realmente te aportan un valor.



En resumen:

  • El valor y el propósito de los objetos se basa en criterios internos y subjetivos: los objetos se adaptan a tu estilo de vida y preferencias, no a normas externas o a lo que vayan a pensar otros de ti.
  • El lugar de los objetos en tu vida se mide en su importancia: son un modo para que puedas disfrutar de tus momentos cotidianos, hacer tu vida más fácil y liberar tu tiempo, dinero y energía para actividades más significativas. Son agradables de usar y son cuidadosamente elegidos.
  • Las prioridades de tu vida son no materiales: los objetos son una forma de permitirte y ayudarte a alcanzar tus metas, y desarrollarte a ti mismo y a mejorar tus relaciones con los demás. Los objetos no son una prioridad o meta en sí mismos.

Esto es solo una introducción a un tema mucho más amplio como es el minimalismo. El camino hacia la sencillez es un camino largo, pavimentado con pruebas y errores, pero también es un camino hacia el auto-descubrimiento, el crecimiento y la felicidad.

Se necesita tiempo, ya que es una parte del crecimiento como ser humano, y eso está bien ya que puedes encontrar el viaje incluso más agradable que el destino en sí.

39e5d9b125b5a5d2a7ab55c1842a5d0c

¿Cuáles son tus experiencias sobre este tema? ¡Dime en los comentarios!

Anuncios

4 comentarios sobre “Introducción al estilo de vida minimalista.

  1. Buff, yo cada vez acumulo menos cosas y me pienso mucho a la hora de comprar si de verdad necesito las cosas. Por ejemplo, en el cambio de ropa de verano a invierno he desechado mucha ropa que hacía mil que no me ponía (lo he llevado a contenedores especiales para ello) y aún así no me he comprado nada más, porque tengo ropa suficiente… Y así con el resto. Yo creo que es cuestión de poner un poco de razón a todo. Besos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s